10 de diciembre de 2019

La Transvulcania Naviera Armas, a la altura de los Juegos Olímpicos de Río 2016, la Eurocopa de fútbol de 2016 o el Roland Garros

El evento logra uno de sus objetivos primordiales, ser reconocido mundialmente como una prueba sostenible en materia medioambiental a través de la Certificación Internacional UNE:ISO 20121:2013 de Evento Sostenible

  • 28 de mayo de 2019

 

 

La Transvulcania Naviera Armas ya ha conseguido llegar a la meta. La prueba palmera, que este año cumplió su undécima edición ha logrado un reconocimiento más para su importante trayectoria.

La prueba será uno de los pocos eventos mundialmente reconocidos con la Certificación Internacional UNE:ISO 20121:2013 de Evento Sostenible lo que coloca a Transvulcania a la altura de eventos de tanta repercusión como los Juegos Olímpicos de Río 2016, la Eurocopa de Fútbol de 2016, Roland Garros, los Juegos Paralímpicos de Londres 2012, la Barcelona World Race o el torneo Barcelona Open Banc Sabadell-Trofeo Conde de Godó.

Transvulcania será la segunda prueba de España con esta certificación. A nivel nacional sólo Penyagolosa tiene esta certificación internacional, la de mayor prestigio internacional en materia de sostenibilidad. Transvulcania no ha estado sola en este camino iniciado hace unos años. Asteyma, empresa palmera de asesoría técnica de gestión medioambiental ha sido de vital ayuda para alcanzar un nuevo éxito en la trayectoria del evento deportivo más internacional de la Isla Bonita.

Sodepal, empresa organizadora de la Transvulcania recibió el sábado la distinción durante la entrega de premios de las distintas modalidades de la exitosa edición de 2019.

No es la única buena noticia recibida en estos días por la organización del evento en este sentido porque la prueba deportiva más internacional e importante de la Isla Bonita ha recibido la certificación ‘La Palma Tourism’ por parte de la Reserva Mundial de la Biosfera de la Isla de La Palma después de muchos años de trabajo en un proyecto dirigido escrupulosamente hacia la sostenibilidad ambiental, social y económica.

La prueba recibió en estos días la comunicación oficial de una certificación que la convierte en referente, como una carrera absolutamente sostenible, después de haber adoptado iniciativas innovadoras para alcanzar un galardón muy complejo de conseguir.

El camino iniciado en anteriores ediciones ha dado sus frutos gracias a la reducción del consumo de materiales de plástico apostando por materiales compostables y biodegradables como vasos fabricados en celulosa reciclada y un derivado del almidón de maíz, platos de caña de azúcar o cubiertos de almidón de maíz cristalizado, sustitución del material habitual en soportes publicitarios, lonas, cintas de balizar, etc., que han sido cambiadas por materiales y tintas biodegradables, entre otra acciones.

Otra acción emprendida fue la reutilización de materiales como, por ejemplo, las lonas de polietileno de anteriores ediciones que han sido utilizadas para confeccionar bolsas y enseres personalizados a través del trabajo de la Fundación Isonorte.

De esta forma se cumple una doble función ya que además del cuidado medioambiental, la prueba mantiene su compromiso con la inserción social y laboral de personas en exclusión social o en riesgo de padecerla.

Además, todos los puntos de avituallamiento, salidas y metas, han tenido y tendrán una dotación de contenedores de separación selectiva para que todos los participantes, público y voluntarios puedan depositar los residuos de forma separada. Al mismo tiempo estos residuos se recogerán y transportarán de forma selectiva hasta el complejo para su posterior recuperación y reciclaje dentro de un sistema de recogida diseñado en colaboración con el Consorcio de Servicios de La Palma y los diferentes ayuntamientos.

Para leer la noticia completa, pinche aquí.