Gamito y Déniz tocan el cielo en la Sky Gran Canaria

La segunda edición de la Be Cordial Sky Gran Canaria Škoda corona a Jordi Gamito y Davinia Déniz en la modalidad ultra de 72 kilómetros, a Carmelo González y María José Guillén en 36 kilómetros y a Francisco Rodríguez y Lina Brendle en la modalidad de 18 kilómetros.

  • 15 de abril de 2019

La segunda edición de la Be Cordial Sky Gran Canaria Škoda ya tiene vencedores, el gerundense Jordi Gamito y la teldense Davinia Déniz han sido los ganadores indiscutibles de esta prueba, una de las ultra de montaña más importantes de las que se celebran en Canarias, puntuable para la Ultra Trial du Mont Blanc.

Con un espectacular recorrido que ha llevado a los participantes por algunos de los lugares más emblemáticos de Gran Canaria, la prueba se ha desarrollado en mitad de una jornada de cielos despejados, calor y ambiente de público inmejorable durante todo el recorrido.

Fulminando el cronómetro, con más de media hora por debajo del tiempo conseguido en la pasada edición en la prueba reina, la ULTRASKY AM72, Jordi Gamito (7:25:41) llegaba a la playa de Mogán, punto de meta, en primera posición. Tras él, el guipuzcoano Jon Aizpuru (7:56:34) y el canario Daniel Pérez Alonso (8:41:00). El podio femenino lo han conformado Davinia Déniz Ortega (10:56:56), Simone Matos (11:15:44) y la francesa Sandrine Freudenreich (11:24:31).

Los ganadores de la distancia media, la TRAILSKY TM36, fueron los canarios Carmelo González (3:03:34) y Javier Sosa (3:03:36), que llegaban juntos a meta, seguidos por Peter Arnoldsen (3:12:36). Entre ellas, venció la canaria María José Guillén (3:43:26). En segunda posición, Rebecca Ferry (3:54:06) y cerraba el podio Silvia León (4:30:46)

En la distancia más corta, la MINISKY SM18, se hacían con el podio un trío de canarios, Francisco Rodríguez (1:33:58), Borja Sosa (1:38:15) y Ernesto Ramos Santana (1:38:41). En categoría femenina lograba el oro la alemana residente en Gran Canaria Lina Brendle (2:14:27), seguida de Onny Heo Córdoba (2:17:46) y Cristina Sánchez (2:24:08)

La II Be Cordial Sky Gran Canaria Škoda está promovida por el Grupo Juan Armas Sport, con la colaboración del Cabildo de Gran Canaria a través de su Instituto Insular de Deportes, el Patronato de Turismo del Cabildo de Gran Canaria y los ayuntamientos de Mogán, sede de la carrera, Agaete y San Bartolomé de Tirajana. Se trata de un evento internacional que ha contado con el patrocinio de Be Cordial Hotels & Resorts, Škoda y Coca Cola.

Los reyes del cielo de Gran Canaria

La ULTRASKY AM72 arrancaba a las cinco de la mañana junto a la Iglesia de la Concepción de Agaete. La organización hacía coincidir así el inicio de su prueba reina con la misma hora y lugar de la Diana que anuncia la Rama. Como si de su propia fiesta grande se tratara, Agaete se volcaba con los corredores en un ambiente inmejorable para animarlos en el punto de salida con todo su calor y apoyo.

Ya desde los primeros compases el corredor gerundense Jordi Gamito demostraba por qué llegaba a la isla como favorito de la prueba, distanciándose de los demás y llegando el primero a Artenara. Pero no se lo iban a poner fácil.

Por Degollada de Las Palomas, el guipuzcoano Jon Aizpuru se situaba a menos de un minuto de él, y siguió marcándolo muy de cerca a su paso por el Pico de las Nieves, añadiendo mucha emoción a la carrera. La bajada hasta el Barranquillo Andrés, sin embargo, permitía al catalán poner distancia y a partir de ahí no volvió a dar opción a nadie, protagonizando además un espectacular último tramo que lo llevaba a la victoria en la playa de Mogán, en medio de un increíble ambiente festivo gracias a los numerosos asistentes que quisieron acudir a recibirle en una jornada increíble de sol y deporte como la que se vivía en La Puntilla, a pie de playa.

Estoy muy contento con las sensaciones que he tenido, muy satisfecho por poder disfrutar de esta isla, que ya es mi segundo lugar, declaraba emocionado el ganador en meta, me apasiona la gente, esta carrera es increíble y ya tengo ganas de volver el año que viene.

El primer canario en cruzar la meta en Mogán tras recorrer los 72 kilómetros de la ultra era Daniel Pérez Alonso, que se hacía además con el tercer puesto en la clasificación general. El teldense, que reside en Barcelona y llevaba tres años sin poder correr por la isla, afirmaba emocionado que la Be Cordial Sky Gran Canaria Škoda había sido la carrera perfecta para volver.

Hemos tenido de todo, decía, neblina en Tamadaba, algo de brisa, calor en las presas…pero tener avituallamientos cada diez kilómetros me ha ayudado mucho. No me veía tercero, aseguraba, he corrido sólo prácticamente desde Agaete y veía a los demás como en otra liga, estoy muy contento.

En féminas, daba la sorpresa con una carrera impecable la grancanaria Davinia Déniz Ortega, que llegaba a Mogán muy satisfecha. De hecho, conseguía bajar en 50 minutos el tiempo que realizó en la edición anterior. El recorrido es durísimo, aseguraba la teldense, pero me he visto muy bien, sobrepasé mis límites, pero me supe controlar.

La ganadora de la pasada edición, Helena Rodríguez, que despuntaba desde el principio con respecto a sus compañeras, se veía obligada a retirarse en la Presa de Soria por problemas en los tobillos.

El Hotel Las Tirajanas fue el escenario privilegiado de la salida de la TRAILSKY TM36. Los canarios Carmelo González y Javier Sosa salieron a ganar desde el principio. Compañeros y amigos, habían preparado el recorrido a conciencia y conocían bien el terreno.

El objetivo era bajar las tres horas de Sosa, ganador de la modalidad en la primera edición y, de hecho, tras los cuatro primeros kilómetros en los que la cabeza de carrera iba muy igualada, los dos corredores comenzaban a despuntar, consiguiendo marcar distancia desde Montaña de Tauro, en una espectacular bajada.

Ambos protagonizaban un momento muy emocionante llegando a la playa de Mogán prácticamente juntos, con apenas dos segundos de diferencia que proclamaban a Carmelo González ganador de la distancia de 36 kilómetros de la Be Cordial Sky Gran Canaria Škoda.  Me planteé la carrera de menos a más, aseguraba el flamante ganador, y así lo he hecho.  Hemos encontrado la carrera espectacular, el paisaje espectacular, los avituallamientos excepcionales…estamos encantadísimos.

Su compañero, el corredor de La Aldea Javier Sosa, destacaba por su parte los últimos 500 metros de la prueba, una novedad con respecto al año anterior. Se nos ha hecho muy duro, decía, pero ha sido mucho más bonito, con tanta gente, junto al mar, y encima poder llegar juntos.

La grancanaria María José Guillén era la corredora que se hacía con el oro femenino en esta modalidad. Natural de Las Palmas de Gran Canaria, confesaba que había llegado a la carrera sin conocer el recorrido, y me ha encantado, afirmaba contenta. Guillén vencía después de un arranque de carrera muy igualado entre las chicas, aunque después del segundo avituallamiento ya las perdí, nos contaba. Yo salgo a disfrutar, no pienso en ganar, voy por sensaciones. La última bajada, por ejemplo, muy técnica y peligrosa, me hizo sentir muy bien. ¡Y llegar hasta la playa es un encanto!

Mucho más apretada se desarrollaba la modalidad MINISKY SM18. Los corredores atacaban la primera subida desde el Barranquillo Andrés, en la Presa de Soria hacia Montaña Tauro a las 9,30 horas. En apenas veinte minutos la cabeza de la carrera había cubierto el primer tramo de subida, algunos con segundos de diferencia entre unos y otros, aunque Francisco Rodríguez Suárez lograba separarse del resto sin dificultad. El aldeano, que acusó el calor durante todo el recorrido, destaca sin duda el último tramo que lo llevó a ser el primero en la meta de Mogán. Una bajada muy técnica y muy bonita, aseguraba el corredor del GB Nurutreck, me gusta mucho bajar y la he disfrutado muchísimo.

Por su parte, la ganadora femenina, la alemana residente en las islas Lina Brendle, llegaba a Mogán tras despegarse de sus rivales más cercanas a los seis kilómetros de prueba. Salimos controlando al principio, no muy rápido, fuimos muy igualadas al principio, declaraba la corredora, que lleva apenas un año corriendo en montaña, no esperaba llegar la primera, la verdad. Yo soy muy de subida y el trazado me costó. La llegada me ha parecido perfecta con la acogida de la gente.